Redacción BLesEl tenista Novak Djokovic volvió a ser detenido y trasladado al Hotel Park, mismo centro donde había sido enviado tras la primera cancelación de su visa en su arribo a Melbourne, Australia. El domingo a las 9.30 hs (hora local), una audiencia de un tribunal de emergencia definirá si el serbio podrá jugar o no en el Abierto de Australia que comienza el lunes 17 de enero.

Djokovic ganó su primera ronda legal contra las autoridades australianas que pretenden deportarlo. Pero el tenista número 1 del mundo ahora enfrenta un desafío formidable el domingo en su segunda ronda cuando enfrentará a un tribunal que definirá sin más vueltas su futuro respecto a permanecer o no en Australia, reportó Reuters.

Djokovic volvió a ser detenido por inmigración el sábado después de que su desafío legal para evitar ser deportado de Australia por no estar vacunado contra el COVID-19 fuera trasladado a un tribunal superior.

En tal sentido se programó una audiencia en la Corte Federal de Australia para el domingo, apenas un día antes de que el tenista, ganador en nueve oportunidades del Abierto de Australia, comenzara su defensa del título.

Djokovic junto a sus abogados se reunieron por la mañana con funcionarios de inmigración y, a media tarde, los medios australianos informaron que la estrella del tenis fue nuevamente detenida. 

Las imágenes de televisión mostraron al serbio de 34 años con una máscara facial mientras estaba sentado en un vehículo cerca de un hotel de detención de inmigrantes, conocido como el Hotel Park.

Si el Tribunal Federal confirma la apelación, permitirá a Djokovic intentar ganar su décimo Abierto de Australia y convertirse en el líder masculino de todos los tiempos con 21 títulos de Grand Slam, superando incluso a los históricos Roger Federer y Rafael Nadal.

Sin embargo, si se desestima su apelación, no solo no podrá jugar el Abierto sino que además deberá enfrentar la posibilidad de que no se le permita ingresar a Australia durante al menos tres años.

El caso que tiene a Djokovic en el centro de la escena provocó una verdadera grieta en el mundo del Tenis. 

Alex Hawke, ministro de inmigración de Australia, utilizó sus poderes ministeriales al cancelar nuevamente la visa del tenista argumentando que: “El gobierno de Morrison está firmemente comprometido con la protección de las fronteras de Australia, especialmente en relación con la pandemia de COVID-19”, aludiendo al primer ministro de Australia, según reportó ABC News el 14 de enero. 

En este sentido, el abogado de Djokovic, Nick Wood, hizo notar su preocupación por el impacto que este nuevo revés implica ante la brevedad del tiempo disponible.

“Tal y como están las cosas, el Sr. Djokovic podría estar programado para jugar el lunes por la noche o el martes por la noche… en esas circunstancias, estamos muy preocupados por el tiempo”, compartió Wood. 

Desde o legal, Wood junto a su equipo de colaboradores no aceptan que los sentimientos argumentados por el ministro de inmigración sean una razón legítima para negarle a la estrella del deporte un intento de lograr un récord de 21 títulos de Grand Slam.

Andrés Vacca – BLes.com