Venezuela vive en una oscurana continua que no data de 2009, cuando se habló por primera vez de la crisis energética. Este caos viene desde 1999, cuando el país —bajo la mano de Hugo Chávez— se sumió en este abismo socialista. Así han pasado 22 años

Al menos 20 estados de Venezuela amanecieron a oscuras este viernes. Nuevamente se registró un apagón que dejó sin electricidad a casi toda la nación. Se repite la misma historia de manera tan reiterada que pasó a formar parte de la cotidianidad de la sociedad venezolana. Una población habituada a discursos escuetos, servicios paupérrimos y dádivas que suelen recibirse en actos proselitistas a los que muchos suelen asistir coaccionados por el hambre. De nuevo, el venezolano es presa de las malas políticas del chavismo. De nuevo… De nuevo.

El día a día de los 28 millones de venezolanos se traduce en un «de nuevo» constante y desgastante. Una expresión que acompaña la desazón de estar en un país que vive en una oscurana continua que no data de 2009, que fue cuando se habló por primera vez de la crisis energética del país suramericano y se crea ese «saco roto» llamado Ministerio de Energía Eléctrica. Este caos, el cual una de sus aristas es la parte eléctrica, viene desde 1999, cuando Venezuela —bajo la mano de Hugo Chávez— se sumió en este abismo socialista. Así han pasado 22 años.

Y es que con Nicolás Maduro no han cambiado las cosas. Si algo ha ocurrido es que se ha amplificado la cantidad de males, de corrupción, de injusticias y, claro está… de ineptitud. Desde la creación de la cartera de Energía Eléctrica han pasado nueve ministros por este despacho. Cada uno más ineficaz que el anterior.

Entre los más memorables están Ángel Rodríguez, que con escasos meses en el cargo implementó el racionamiento eléctrico en Caracas, medida que le valió el desprecio de la ciudadanía capitalina y la salida del cargo; Jesse Chacón, militar de confianza de Hugo Chávez, también estuvo a cargo de esta cartera, para luego ser alejado hacia Austria en posición de embajador; y Luis Motta Domínguez, quien fue incluido en la lista negra de Estados Unidos junto con Eustaquio José Lugo Gómez, bajo las acusaciones de aceptar sobornos a cambio de la adjudicación de contratos con la compañía Corpoelec durante su gestión.

La cabeza de Motta Domínguez hoy vale cinco millones de dólares. El 30 de septiembre de 2020, la DEA publicó un cartel donde ofrece dicha recompensa por cualquier información que pueda conllevar a su captura. Bajo estas personas estuvo el cuidado y el mantenimiento del embalse de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar y del Sistema Eléctrico Nacional, son ellas y sus secuaces de las hordas rojas, quienes han terminado por socavar el sistema eléctrico del país.

Sin embargo, para el chavismo las causas de estos atropellos a la ciudadanía distan de sus filas. Las opiniones de expertos e ingenieros eléctricos que reiteran que los cortes de luz se deben a la falta de inversión y mantenimiento a las plantas de suministro son ignoradas de manera sistemática. Siempre son otros. Siempre está el ataque a la acera del frente. Siempre es un culpable y un factor externo. Siempre hay una excusa… Siempre.

En el caso de este nuevo apagón, Néstor Reverol, quien maneja este Ministerio actualmente y también ha sido sancionado por Estados Unidos, recicló la excusa de que se trató de un «ataque». No obstante, no aclaró sobre qué tipo de ataque o sabotaje se habría producido. Mucho menos dio una estimación concreta de cuánto tiempo iba a pasar hasta que restableciera el servicio en los hogares venezolanos.

Reverol para hablar de este tema exacerbó su vena partidista: se limitó a decir que esto fue un «ataque» con características similares al que curiosamente también hubo en 2019, cuando en marzo de ese año, en Venezuela se registró el apagón eléctrico más grande en la historia del país. Una situación que duró entre cinco y siete días continuos en algunos estados.

El saldo que dejó este apagón hace un par de años atrás fue alarmante. Hubo graves problemas en hospitales, clínicas e industrias. El transporte también se vio afectado, así como el servicio de agua. Esto originó múltiples saqueos en el país, principalmente en el estado Zulia. De nuevo, en sus diversas formas, se presentó la desazón, la ira… el hastío de vivir en la miseria.

Hoy, la oscuridad arropó nuevamente a Venezuela. El apagón que se registró desde este viernes a las 2:00 de la madrugada, trae consigo un amargo sabor a desidia. Los habitantes de Caracas, así como de distintas zonas de los estados Zulia, Mérida, Carabobo, Miranda, Lara, Aragua, Apure, Anzoátegui, La Guaira, Bolívar, Nueva Esparta, Barinas, Trujillo, Sucre, Táchira, Falcón, Yaracuy y Portuguesa denunciaron la irregularidad.

Las declaraciones siguen saliendo por borbotones. Reverol por un lado hablando de las conspiraciones de manual preparadas en el libreto chavista. Por otro lado, la oposición aprovechando de capitalizar un poco del descontento que anteriormente se percibía como apatía por sus propuestas, cosa que aún se sigue evidenciando. Sin embargo, al final, estas dos caras de la moneda siguen sin ofrecer una solución palpable, ya sea local o nacional, a un problema que se ha desbordado por más de dos décadas. Pero tristemente este camino de oscuridad parece está lejos de acabar.

Milagros Boyer – Panampost.com