Las exigencias energéticas del deporte tienden a ser las máximas, y para sustentar un flujo adecuado de energía es de gran importancia tomar una alimentación equilibrada y sana. Por esto se aconseja adicionar alimentos que aporten energía para que la combustión calórica no te cause agotamiento.

En caso de que tengas proyectado iniciar un fuerte entrenamiento físico es vital buscar la asesoría de un experto en nutrición.

Por lo pronto, los siguientes alimentos contribuirán con la energía adicional que requiere el organismo para hacer deporte sin debilitarlo y posibilitando el equilibrio en todas sus funciones.

  • Frutos secos: Los frutos secos contienen una humedad inferior al 50 por ciento y su concentración energética es elevada, además de alta densidad calórica, proteínas y vitaminas, tal como nos comparte Hsnstore.
Frutos secos.

De este modo, se convierten en los aliados nutricionales perfectos para los programas de exigencia física intensa como son los deportes.

Es recomendable que no se les añada sal, ni se transformen al freírlos o tostarlos. El consumo en su estado natural es el que garantiza un verdadero aporte nutricional, así como el aprovechamiento de la mayor cantidad de beneficios.

  • Los frutos deshidratados: algunas frutas frescas son sometidas al proceso de deshidratación, aumentando significativamente su concentración de nutrientes gracias al alto contenido de hidratos de carbono simples.

Aportan una proporción importante de grasas saludables, entre las cuales encontramos ácidos grasos omega-3.

No menos importantes son las variedades de vitaminas y minerales, resaltando la presencia de potasio, magnesio, fósforo, vitaminas E y B, además de los elevados contenidos de calcio que se hallan en las almendra y avellanas.

Frutos deshidratados.
  • Frutas: Las frutas frescas también contribuyen ampliamente a la dieta de los deportistas. En cuanto a beneficios encontramos que gracias al azúcar natural aportan energía de manera inmediata, suplementada convenientemente con vitaminas, antioxidantes, fibra y, por supuesto, abundante agua.
Frutas.

Asimismo, de acuerdo con su poder energético resultan recomendables los plátanos o bananos, las uvas, la chirimoya y los higos.

Requiere mención especial el aguacate, dado su alto contenido de grasas y que además es bajo en azúcares y rico en fibra.

  • Hidratos de carbono: La principal función de los hidratos de carbono es energética, su energía es fácil de utilizar, según detalla la Fundación del Corazón.
Hidratos de carbono.

También cumplen con la tarea de almacenar y reservar energía en forma de glucógeno que se moviliza rápidamente para generar la glucosa, el alimento del cerebro, que sea necesaria.

Por otro lado, tienen un efecto ahorrador de proteínas, evitan la formación de cuerpos cetónicos, de desechos, y, no menos importante, forman parte de los tejidos del organismo como son los conectivos y los nerviosos, y de moléculas como ADN y ATP, que son las que finalmente se convierten en energía.

Es igualmente importante diferenciar los tipos de carbohidratos existentes, en este caso se evitarán los azúcares y almidones refinados, y daremos prioridad a los hidratos simples que se hallan en las legumbres y los cereales integrales como el arroz integral, por ejemplo.

Estos alimentos se pueden consumir a diario por los beneficios de las fibras, minerales y vitaminas contenidos en ellos.

  • El chocolate: Este maravilloso fruto, originario del México precolombino, es rico en polifenoles y potentes antioxidantes que protegen el sistema circulatorio. Especialmente el corazón, contiene también teobromina, estimulante leve, además de ser tonificante y energizante.
Chocolate.

Es preferible consumir el chocolate negro, ya que el blanco tiene proporciones mínimas de cacao.

Por otro lado, es una buena fuente de potasio, calcio, hierro y vitaminas del grupo B. Adicionalmente su gran cantidad de fibra soluble permite una liberación gradual de los hidratos de carbono.

Se destacan los dátiles por su alto valor energético y el aporte de magnesio que es particularmente importante para el buen funcionamiento de los músculos, nos comunica la página Telva.

  • El brócoli: es valioso por su alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes. También por sus propiedades anti anémicas se considera una pequeña ‘bomba energética’.
Brócoli.

Pertenece a la familia de las crucíferas, junto con el repollo, la coliflor y las coles de Bruselas, con alto contenido de calcio, vitamina C, niacina y vitamina A, es una fuente rica de potasio, sodio y magnesio, además de azufre.

  • Los cereales, legumbres y papas o patatas conforman un paquete identificado por ser ricos en hidratos de carbono de acción lenta, lo que significa que liberan energía paulatinamente.
Cereales, legumbres y papas.

A su vez, las legumbres son imprescindibles en nuestra dieta, por su gran contenido de fibra y proteínas de origen vegetal, en particular si tenemos programada una rutina de ejercicios bien definida.

Con el consumo equilibrado de estos 9 alimentos, la asesoría adecuada del nutricionista de tu confianza y, por supuesto, el entrenador de tu elección, estás listo para iniciar el camino hacia la práctica de tu deporte favorito, con la seguridad de que no quedarás agotado.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

Jose Ignacio Hermosa – BLes

Temas: Categorías: Salud