Dolores de cabeza, muscular y de cuello, así como molestias en el oído, mareos, desgaste de los dientes y rigidez, son síntomas de bruxismo, el cual es un acto involuntario de rechinar los dientes.

Se estima que 60 por ciento de adultos de entre 30 y 59 años de edad presentan esta condición, siendo el estrés un factor importante para ello.

Roberto Rodríguez, especialista en cirugía maxilofacial, del Servicio de Estomatología del Hospital General de México “Eduardo Liceaga”, indicó que este hábito inconsciente está relacionado también con depresión, ansiedad, Síndrome de Down y parálisis cerebral infantil, debido a las contracciones severas que presentan.

Recomendó acudir a revisiones periódicas con el dentista para evitar efectos secundarios, como la caída de las piezas dentales y fractura de mandíbula.

También se debe solicitar atención psiquiátrica para recibir tratamiento farmacológico, y el uso de relajantes musculares y ejercicio de bajo impacto para reducir la tensión que lleva a apretar los dientes.

Este padecimiento no se cura, solo se controla, y es difícil que el paciente lo detecte por sí solo.

Fuente: NTX.

Te puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__

Ad will display in 09 seconds
Categorías: Salud

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.