Redacción BLes– Mientras trataba de promocionar sus inyecciones de refuerzo de la vacuna COVID-19, Moderna Inc. reveló que sus primeras dosis habían mostrado un debilitamiento de la eficacia un año después de ser administradas.

En un comunicado de prensa del miércoles 15 de septiembre, Moderna destacó los nuevos datos de su ensayo clínico de la vacuna, que sugieren que “la vacuna Moderna COVID-19 es altamente eficaz contra las variantes circulantes de interés, incluso en un estudio de eficacia de la vacuna realizado en asociación con Kaiser Permanente Southern California (KPSC) y en una publicación reciente separada de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.”.

“Es prometedor ver que las pruebas clínicas y del mundo real se suman al creciente conjunto de datos sobre la eficacia de la vacuna Moderna COVID-19”, dijo el director general de la empresa, Stéphane Bancel, al argumentar su apoyo a las vacunas de refuerzo.

“La compañía cree que los datos apoyan el beneficio de una dosis de refuerzo de ARNm-1273”, dijo Moderna en el comunicado de prensa.

Sin embargo, la empresa de biotecnología pionera en terapias y vacunas de ARNm también desveló que la protección de sus vacunas COVID-19 ofrecidas hace un año está disminuyendo con el tiempo.

Su estudio documentó 162 casos de infecciones inesperadas en el grupo de participantes vacunados hace más de un año, mientras que sólo 88 se produjeron en el grupo inmunizado durante la primera parte de este año.

“El aumento del riesgo de infecciones intercurrentes en los participantes del estudio COVE [fase 3] que fueron vacunados el año pasado en comparación con los más recientes ilustra el impacto de la disminución de la inmunidad y apoya la necesidad de un refuerzo para mantener altos niveles de protección”, dijo Bancel.

Moderna dijo que en su ensayo clínico de fase 3 se analizaron los casos de infecciones inesperadas de julio a agosto de 2021.

Con el nuevo estudio, Moderna “cree que esto se suma a la evidencia del beneficio potencial de una dosis de refuerzo de mRNA-1273.”

Otro fabricante de vacunas, Pfizer, también busca la aprobación de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para distribuir sus dosis de refuerzo de la vacuna en los Estados Unidos. Su estudio de tercera fase de las inyecciones descubrió que el 63,7% de los participantes experimentó fatiga, el 48,4% tuvo dolores de cabeza y el 39,1% sintió dolor muscular después de recibir sus refuerzos de la vacuna COVID-19.

Dan Knight – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.