Redacción BLes – Noticias buenas como esta no salen muy a menudo, más cuando el pronóstico en principio no resultaba muy alentador.

La mexicana Mariela Serna Murillo -de 34 años- quedó embarazada sin saber que tenía un tumor en su útero. Luego comenzó a presentar molestias y complicaciones durante el desarrollo del bebé en su vientre y los estudios mostraron que se trataba de una masa de 22 centímetros de diámetro que estaba adherida a la parte externa del útero, según El Universal.

Por el tamaño y peso del tumor -así como el propio crecimiento del feto- el cuerpo del bebé y algunos órganos de la madre empezaron a sufrir compresión y se advertía que el bebé podía ser aplastado o expulsado fuera del útero en cualquier momento, con riesgos muy altos para la integridad de madre e hijo, según reportó Milenio, citando a la coordinadora de ginecología del hospital.

El bebé parecía no tener muchas posibilidades de sobrevivir, incluso la mamá estaba en riesgo y ya contaba con 23 semanas de embarazo. Sin embargo un equipo de médicos en el Hospital General de Zona No. 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Aguascalientes logró retirar con éxito un tumor uterino de 22 centímetros, después de extraer el útero y el feto y luego volver a colocarlos, según reportó SDP Noticias.

Médicos en el Hospital General de Zona No. 3 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Aguascalientes

Un milagro

De acuerdo al comunicado compartido en el blog del Gobierno de México, el útero y el feto fueron reimplantados exitosamente y la paciente se recupera satisfactoriamente, al igual que el bebé, el cual se está desarrollando normalmente.

El reporte sugiere se procedió a realizar una miomectomía, es decir, la extirpación del mioma o tumor que se encontraba en el útero y ponía en riesgo la vida de la paciente y el feto.

El procedimiento ahora permitirá a la madre continuar con el embarazo y el parto programado por cesárea que se llevaría a cabo posteriormente.

La cirugía duró casi cuatro horas y fue realizada por un equipo médico integrado por cirujanos, ginecólogas, angiólogos, anestesiólogas y enfermeras quirúrgicas, entre otros miembros del personal de salud, los cuales cuentan con amplia experiencia en estos procedimientos.

La paciente Mariela Serna Murillo agradeció al personal del IMSS por hacer posible que su embarazo siga en curso:

“Fuera del IMSS recibí malos pronósticos para mi embarazo, sin embargo, al llegar aquí encontré médicos con tanta experiencia en estos casos que tras valorar el mío, optaron de inmediato por la miomectomía, con muy buenos pronósticos para continuar con la gestación (…) Desde la Unidad de Medicina Familiar número 2 hasta el Hospital General de Zona número 3, todo el personal ha sido muy amable y dispuesto a ayudarme”, dijo, de acuerdo a lo que recogió Milenio.

La paciente se encuentra en recuperación y en espera de la fecha de la cesárea programada a partir de que el bebé cumpla las 28 semanas de gestación.

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

Temas: Categorías: Salud