Redacción BLes– Una empresa fabricante de vacunas fue sorprendida en una grabación, confirmando que todos los que tomaban la vacuna eran parte de un ensayo clínico.

El programa de Stew Peters obtuvo un segmento de una llamada telefónica.

La llamada fue realizada por una mujer que sufrió el síndrome de Guillain-Barré después de que se le administrara la vacuna Moderna. Su médico cree que su enfermedad estaba directamente relacionada con la vacuna. Así que decidió llamar a la compañía para pedir una explicación.

“¿Las vacunas siguen en los ensayos clínicos, verdad?”, preguntó.

“La vacuna Moderna COVID-19 no ha sido aprobada ni autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), pero ha sido autorizada para su uso de emergencia por la FDA en virtud de una autorización de uso de emergencia para prevenir la enfermedad por coronavirus 2019, para su uso en personas de 18 años o más”, respondió el representante con un descargo de responsabilidad.

“No hay ninguna vacuna aprobada por la FDA para prevenir la COVID-19. La Autorización de Uso de Emergencia (EUA, por sus siglas en ingles) para la vacuna Moderna COVID-19 está en vigor durante la duración de la declaración de la EUA de COVID-19, lo que justifica el uso de emergencia del producto a menos que esa declaración se termine o la autorización se revoque antes”, continuó.

“¿Todos los que están recibiendo las vacunas están en el ensayo clínico o sólo algunas de las vacunas están en los ensayos clínicos? Estoy muy confundida al respecto”, preguntó la mujer.

Le recomendamos: Los planes del ESTADO PROFUNDO para DERRUMBAR a BOLSONARO – Parte 2

Ad will display in 09 seconds

El representante de Moderna declaró que todas las fases de los ensayos clínicos de la empresa estaban todavía en curso, y que se desconocía la eficacia protectora a largo plazo de la vacuna.

“De acuerdo, todos los que están recibiendo estas vacunas ahora mismo están en los ensayos clínicos. No es que algunos la hayan recibido y otros no, sino que todos los que la están recibiendo están participando en el ensayo clínico…”, continuó.

“Eh… Más o menos, quiero decir… Sí…”, respondió el representante.

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad causada por un trastorno autoinmune. Provoca que el sistema inmunitario ataque los propios nervios del cuerpo. La debilidad y las sensaciones de hormigueo en las extremidades son los signos iniciales. Los síntomas se extienden rápidamente y acaban provocando una parálisis corporal total.

Según Humans are Free, otras vacunas COVID-19 también provocan el síndrome de Guillain-Barré en las personas que se vacunan. Por ejemplo, el medio informó de un caso de reacción adversa de Rebeca Cruz-Esteves, una residente de Manayunk, en Filadelfia, que sufrió el síndrome de Guillain-Barré tras su primera dosis de la vacuna COVID de Pfizer el 17 de marzo.

Menos de 15 minutos después de la inyección de la vacuna, la madre de 31 años tuvo una reacción anafiláctica: opresión en el pecho y la garganta, palpitaciones y una erupción cutánea en el pecho. Más tarde tuvo experiencias extrañas como espasmos musculares, rigidez en las piernas y también estaba inexplicablemente hiperactiva.

“No podía dormir”, añadió. “Era como si la electricidad recorriera mi cuerpo, esta sacudida… y no podía sentir la fatiga, lo cual era muy extraño”.

Cruz-Esteves ha sido ingresada en el hospital dos veces desde que desarrolló los síntomas adversos.

“He entrado y salido del hospital. No he podido trabajar. Acababa de volver de la baja por maternidad cuando ocurrió esto, así que sólo había estado en el trabajo tres días. Nos llegan facturas médicas que no sabemos si podremos pagar”, dijo.

“Hace dos semanas que no veo a mi hija”, dijo Cruz-Esteves entre lágrimas. “Mi padre tuvo que volar desde Puerto Rico para ayudar a mi marido… debido a la pandemia, no podemos obtener la ayuda que necesitamos de todo el mundo, así que mi marido ha estado solo con el bebé durante todo este tiempo”.

Cruz-Esteves está a punto de perder su trabajo como militar en las armas de combate de la artillería de campo -el trabajo que ha estado haciendo durante nueve años-, ya que su estado de salud ya no es adecuado para los requisitos del trabajo.

Amelia Jones – BLes.com