Los fotógrafos de la naturaleza se acostumbran a tener paciencia para obtener la foto perfecta, pero a veces, se alinean los astros y sale la foto perfecta, tanto que parece un montaje.

Es el caso del fotógrafo lituano Renatas Jakaitis, que captó una foto de lo que parece ser un ciervo de tres cabezas, aunque en realidad se trata de una ilusión óptica.

Tal y como recoge Gizmodo, la imagen fue captada hace unos años en los bosques de Penevezys (Lituania). Jakaitis llevaba todo el día intentando acercarse con sigilo a los animales para fotografiarlos.

El fotógrafo vio cómo tres ciervos caminaban en fila india por un sendero en mitad de la nieve. Al oír el sonido del obturador de la cámara, los tres giraron la cabeza al mismo tiempo y fue cuando Jakaitis captó su foto.

“Estaba viendo a los ciervos, que estaban parados juntos en un grupo. Sabía que en la mayoría de los casos durante el invierno, los animales caminan por senderos uno tras otro, así que seguí a un grupo de ciervos salvajes y esperaba que hubiera algo que me gustaría fotografiar”, afirmó Jakaitis. 

“Sin embargo, nunca podría haber imaginado que estos tres ciervos se darían la vuelta al mismo tiempo y me mirarían y harían una imagen tan divertida. No lo planeé y nunca pensé en tomar una foto como esta”, dijo.

Lo curioso es que Jakaitis no se había dado cuenta de que había hecho esa foto hasta que llegó a casa y comprobó las imágenes que había tomado.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.