Un matrimonio que llevaba cerca de 65 años juntos, falleció el pasado 11 de enero, con tan solo unas pocas horas de diferencia, cogidos de la mano, en una residencia de Oakville, en Missouri (EE UU).

Similar al caso de Henry y Jeanette, Jack, de 86 años, y Harriet Morrison, de 83, llevaban toda una vida juntos. Según ha recogido CBS, la pareja se conoció cuando Harriet acompañó a su padre en una gira musical en la que Jack era el chofer. Su primera cita tuvo lugar en el Halloween de 1955, y seis meses después se casaron.

videoinfo__video2.bles.com||f1c0ca205__

Ad will display in 09 seconds

Harriet, que padecía demencia, se encontraba internada en un hogar de ancianos después de que se fracturara la pelvis y la cadera al tropezar en la calle mientras paseaba a su perro. Jack siguió viviendo en su casa, pero una caída que sufrió en septiembre provocó que le internaran a él también.

El pasado 11 de enero, al ver que eran las últimas horas de vida de ambos, las enfermeras que sacaron los muebles de la habitación de Jack para meter la cama de Harriet, facilitando que pudieran pasar juntos esos momentos.

Así, los dos fallecieron en la residencia de Oakville, dados de la mano: “Estoy triste. Pero sé que están en paz y vuelven a estar juntos, realmente fue una historia de amor para los libros”, agregó Sue Wagener una sobrina a la que había criado el matrimonio.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Ad will display in 09 seconds
Categorías: Tendencias