Redacción BLes– En un artículo de opinión publicado en The Australian el martes 4 de agosto de 2020, el profesor emérito y ex subsecretario de defensa de Australia, Paul Dibb, dijo que en caso de un ataque militar chino a la isla de Taiwán, Australia debe honrar el Tratado ANZUS (Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos) y enviar ayuda militar a los Estados Unidos, el único país que defendería la soberanía de Taiwán.

La constante amenaza china

A pesar de tener cuestiones domésticas de suma urgencia como la pandemia, las inundaciones en el centro y norte del país con la inminente ruptura de la represa de las Tres Gargantas, la presión de la sociedad internacional por el genocidio contra los uigures en la provincia de Xinjiang, entre otros, el líder comunista Xi se muestra cada vez más agresivo en la región y nada de esto ha detenido su agenda en busca de poder.

Beijing ha aumentado su presencia militar en el Mar del Sur de China durante la crisis traída por el virus PCCh, reclamando soberanía en la totalidad de las aguas, e incluso llegó a hundir dos botes de pesca vietnamitas según reportó Reuters.

En junio de 2020, militares chinos asesinaron y mutilaron a 20 soldados indios en la frontera disputada del Himalaya, reportó la BBC.

Según el profesor Dibb, “Xi Jinping ha declarado que China no descarta la amenaza de una acción militar para reclamar a Taiwán: ‘No prometemos renunciar al uso de la fuerza militar y nos reservamos la opción de tomar todos los medios necesarios’”, para reunificar China.

En respuesta a la creciente hostilidad del régimen chino, la Administración de Trump también se ha mostrado firme ante el avance de Beijing, tomando acciones concretas que van desde sanciones a funcionarios de gobierno culpables de violar los derechos humanos en China, al cierre del consulado en Houston por espionaje.

Todo esto es visto por los expertos como una escalada que podría terminar en un conflicto armado.

“Esto me lleva a las implicaciones para Australia de una guerra sobre Taiwán. Mi punto de vista es bastante simple: en el caso de un ataque chino no provocado, si los EE. UU. no acuden a la defensa de Taiwán entonces eso marcará el fin del sistema de alianzas de los EE. UU. en la región de Asia-Pacífico. Es probable que Japón y Corea del Sur reconsideren la opción de adquirir sus propias armas nucleares. Si los EE. UU. defienden a Taiwán y Australia se niega a hacer una contribución militar eso bien puede amenazar la razón de ser de la ANZUS”, opinó el profesor Dibb.

Para Australia, en la situación geopolítica contemporánea Taiwán definitivamente entra dentro de la definición de un conflicto armado para el Tratado de ANZUS. Australia es el único país dentro de la alianza de los Cinco Ojos en el que Estados Unidos puede depender, opina el ex funcionario de defensa. No involucrarse sería visto como una traición por Washington e implicaría el fin tan importante alianza.

El artículo de opinión termina con una anécdota del profesor: “Como dijo Rich Armitage, el subsecretario de estado de la administración de George W. Bush, una vez en mi presencia: ‘Si los marines americanos mueren en el estrecho de Taiwán, esperamos que los australianos sangren a nuestro lado’”.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com