Redacción BLesLa Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) junto con un grupo de estados, iniciaron una investigación sobre la unidad de negocios Oculus de Meta, la empresa matriz de Facebook.

Según las acusaciones bajo las que se decidió investigar a Oculus indican que Meta está utilizando su dominio en el mercado de la realidad virtual para suprimir a la competencia, reportó Fox News

Meta, compró Oculus en 2014 por 2.000 millones de dólares y hoy funciona como una unidad crucial para el modelo comercial de la compañía basado en el “metaverso”.

Facebook, ahora conocido como Meta, se ha enfrentado al escrutinio en el Capitolio durante años, con ejecutivos, incluido Zuckerberg, interrogados repetidamente en audiencias del Congreso. 

Esta nueva investigación se suma a otras en desarrollo que apuntan a lograr en este 2022 establecer una mayor regulación sobre las Big Tech, especialmente sobre gigantes como Meta, Twitter y Google.

Por otro lado, la semana pasada, un juez federal dijo que la FTC podría seguir adelante con una demanda que busca dividir Meta, luego de que la empresa argumentara que la demanda debería ser desestimada.

Las recientes revelaciones de la exempleada de Facebook y denunciante Frances Haugen junto con los cientos de documentos internos que filtró han impulsado el apoyo bipartidista para una nueva legislación relacionada con la protección infantil en línea. 

Pero la probabilidad de éxito de muchas otras propuestas relacionadas con Meta es más compleja, tanto por el inmenso poder de lobby de la empresa como por los grandes intereses que se verían afectados.

A pesar de su acuerdo de que se debe hacer algo para abordar el dominio de Big Tech y regular la actividad, sobre todo de gigantes como Meta, los demócratas y los republicanos están divididos sobre cuál es realmente el problema central.

Los republicanos  acusan a Facebook por su sesgo anticonservador, mientras que a los demócratas les preocupa que la empresa no haga lo suficiente para protegerse contra el discurso de odio, la información errónea y otros contenidos problemáticos.

La realidad pareciera mostrar que los legisladores están un paso atrás. Mientras ellos intentan comenzar a regular la actividad de las redes sociales, Meta ya está desarrollando un nuevo sistema de interacción basado en el metaverso, que rompería absolutamente con el concepto “tradicional” de virtualidad, para pasar a algo mucho más desarrollado e interactivo que rompería de raíz las reglas actuales.

Facebook cambió a finales del año pasado el nombre de su sociedad a Meta, justamente para abrir paso al “metaverso”, lo que fue definido por su fundador Mark Zuckerberg como “la próxima generación de internet”.

“Es el futuro por el que estamos trabajando. Un entorno virtual donde puedes estar presente con las personas en un espacio digital. Una Internet encarnada en la que estás dentro”, dijo Zuckerberg al definir el nuevo formato de virtualidad.

Utilizando un lenguaje técnico, Zuckerberg esencialmente describió el Metaverso como ‘un mundo virtual inmersivo’, muy parecido a la realidad virtual actual, pero en el que las personas pasan tiempo juntas y comparten experiencias de todos los aspectos de su vida, envolviendo de un marco digital la vida real de las personas.

Según The Verge, el salto tecnológico es el motor del cambio de nombre, ya que la empresa se centrará en la construcción de un “metaverso” como la piedra angular de una nueva estrategia de crecimiento. Los productos de Oculus serían un producto clave en el metaverso.

Andrés Vacca – BLes.com