Redacción BLesTexas adoptó recientemente de forma oficial una resolución que condena el asesinato sistemático de prisioneros de conciencia para extrear sus órganos de modo forzado, como parte del negocio ilegal de comercialización de órganos que lleva a cabo el régimen comunista chino desde hace varios años.

La resolución firmada recientemente por el estado de Texas es conocida como TX SCR3, la cual insta al Congreso y al presidente de los Estados Unidos a adoptar medidas para enjuiciar a los responsables del abuso, prohibirles ingresar a Estados Unidos y prohibir que las compañías médicas y farmacéuticas estadounidenses colaboren con sus homólogos chinos cómplices del macabro negocio.

La resolución  pasó de forma unánimemente por ambas cámaras de la legislatura estatal y el gobernador Greg Abbott lo firmó el 7 de junio.

China se ha convertido durante los últimos años en un país de turismo de trasplantes, lo que implica que miles de personas cada año con necesidades críticas de trasplantes pagan de 60 a 90 mil dólares para recibir los trasplantes realizadas, durante cada año.

”La cantidad de trasplantes lejos supera el número de donaciones voluntarias de órganos en el país”, asegura la resolución.

Aquellos que reciben el trasplante, al hacerlo, es posible que “involuntariamente se involucren en un asesinato en forma de sustracción forzada de órganos”, dice la resolución, que tiene como uno de sus objetivos advertir a los tejanos que no participen en el turismo de trasplantes.

Le recomendamos: TRUMP le da el GOLPE FINAL a FAUCI – Esto dijo sobre los MAILS

Ad will display in 09 seconds

Shaheen, uno de los patrocinadores principales de la resolución de la Cámara recientemente publicada, recordó que se dio cuenta de la magnitud del problema por primera vez hace unos tres años, cuando los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong, uno de los objetivos centrales de la sustracción forzada de órganos, se acercaron a él en busca de ayuda. Algunos de ellos no habían tenido noticias de sus familiares detenidos en años, dijo el representante.

Falun Gong, una práctica espiritual centrada en el valores de verdad, benevolencia y tolerancia, se convirtió en inmensamente popular en la década de 1990; en julio de 1999, el Partido Comunista Chino lanzó una persecución intensiva a nivel nacional diseñada para erradicar la práctica espiritual por completo, al mismo tiempo que descubrió la forma de lucrar con los prisioneros por medio del trasplante de órganos, según relata la resolución.

“Freedom House informó en 2015 que los practicantes de Falun Gong son las principales víctimas de extirpación de órganos y enfrentan un riesgo elevado de morir o morir en custodia”, agrega.

También se recuerda en la resolución que el 20 de julio de 2020, el exsecretario de estado Mike Pompeo denunció 21 años de persecución a Falun Gong por parte del régimen comunista chino, declarando en un comunicado de prensa: “Pedimos al gobierno de la República Popular China que ponga fin de inmediato a su depravado abuso y maltrato a los practicantes de Falun Gong, libere a los encarcelados debido a sus creencias y aborde el paradero de los practicantes desaparecidos”. 

El pasado 10 de marzo senadores y representantes republicanos y demócratas presentaron en ambas cámaras la “ley para detener la sustracción forzada de órganos” un proyecto de ley que busca identificar y sancionar a los perpetradores de este crimen atroz. 

Los senadores Tom Cotton, republicano de Arkansas, y Chris Coons (demócrata de Connecticut) y los representantes Chris Smith (republicano de Nueva Jersey) y Tom Suozzi (demócrata de Nueva York) reintrodujeron la misma propuesta que no tuvo éxito en diciembre de 2020 para combatir la perversa práctica de la sustracción forzada de órganos a personas vivas en China continental.

Según Bitter Winter, el proyecto de ley se basó en las investigaciones y aportes del Tribunal de China, una organización sin fines de lucro británica fundada en 2018 que realizó una extensa investigación sobre los alegatos de que el régimen chino mataba a prisioneros de conciencia para sacar sus órganos y venderlos para trasplantes.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.