Redacción BLes – Un mujer de la ciudad de Añatuya, al noreste de Argentina, dejó al cuidado de su padre a sus dos hijos pequeños, una niña de 4 años y un niño de 7, sin sospechar lo que acabaría sucediendo, informó Todo Noticias. 

Cuando la madre volvió de hacer las compras, su pequeña le relató que el abuelo había abusado sexualmente de ella, mientras su hermano era testigo de los hechos.

La niña contó que cuando se encontraba en el baño, con los pantalones bajados, entró su abuelo y comenzó a besar y manosear sus partes íntimas.

La mujer, profundamente traumatizada habló con su hijo, quien confirmó que lo que había dicho su hermanita era verdad.

Ambos menores coincidieron en señalar que el agresor sexual intentó convencer a su víctima para que culpara al nene de su fechoría.

Examen médico

Después de escuchar a sus dos hijos, decidió ir al hospital para que revisaran a la pequeña. Los médicos descartaron que sufriera lesiones parecidas a las que provoca una violación.

No obstante, el facultativo tras escuchar a la mujer, le recomendó presentar la correspondiente denuncia contra su propio padre.

La fiscal María Cecilia Rímini ordenó, entre otras cosas, que se le notificara al acusado la prohibición de acercarse a los niños, de acuerdo a fuentes citadas por La República.

También solicitó a la policía que trasladaran a las dependencias del ministerio al presunto pedófilo para ser interrogado, y que recabara información del sujeto preguntando a sus vecinos.

Por último, dispuso que los menores y su madre también sea escuchados por un equipo de psicólogos de la fiscalía de Añatuya para determinar si los niños deberán prestar declaración en la Cámara Gesell (una habitación decorada de forma amigable con mobiliario infantil, que permite observar y escuchar los testimonios de los pequeños).