Una madre de un hijo pequeño en Texas, Estados Unidos, fue arrestada por dejar a su bebé en el automóvil mientras ella entraba a un club nocturno, bebía y causaba un alboroto insultando a los policías.

La hecho tuvo lugar cuando Samantha Grace Vaughan, de 26 años, de Copperas Cove, fue arrestada por oficiales el domingo un poco después de la medianoche.

Maldijo, luchó y lanzó insultos raciales a los agentes de policía que intentaban ponerla bajo control mientras la arrestaban dentro del club nocturno Trackside.

[Vio a su madre siendo violada por un vecino y dio su propia vida para salvarla]

Una declaración jurada de orden de arresto declaró que ella había entrado en el club nocturno mientras dejaba a su bebé en un automóvil en funcionamiento y bebía 2 tragos. 

Cuando la policía la examinó para detectar niveles de alcohol, se descubrió que estaba muy por encima del límite permitido según reportó el medio local KBTX.

[Gemelas de nueve meses terminaron “con aspecto de esqueleto y cubiertas de heces” por negligencia de los padres]

Un dispositivo preliminar de prueba de aliento en el Departamento de Policía de Copperas Cove mostró que Vaughan tenía 0,148 por ciento de alcohol en su sangre, mientras que el límite en Texas es 0,08.

Lo que es aún más preocupante es el hecho de que Vaughan tenía un bebé con ella. Su descuido y negligencia podrían haber resultado extremadamente perjudiciales para la bebé. Afortunadamente, la bebé estaba bien a pesar del mal comportamiento y la irresponsabilidad de su madre.

Alrededor de la 1:45 a.m., los oficiales respondieron a una llamada y encontraron a la pequeña en un asiento de seguridad en la parte trasero de un automóvil.

Alrededor de 6 minutos después, los oficiales entraron al club nocturno sospechando que la cuidadora de la bebé estaría adentro.

Tenían razón Vaughan fue encontrada dentro del club unos 6 minutos después de que los oficiales encontraran al bebé.

Según los oficiales, Vaughan olía a alcohol. Cuando los agentes de policía se enfrentaron a si ella había consumido alcohol o no, les dijo que había tomado dos tragos, dijo la declaración jurada de la policía.

En su defensa, les dijo a los oficiales que había entrado al club nocturno para recoger a su esposo y que había querido ir al baño.

Sin embargo, ella no salió de inmediato ya que se sentó con su esposo por un rato. Cuando los oficiales comenzaron a detenerla, ella trató de alejarse y cayó al suelo.

Lejos de mantener la calma, ya que ella era la culpable, también comenzó a gritarle con ira a los policías por la posibilidad de que la separaran de su bebé. “No tomarás a mi hija y la colocarás con una p… (palabra grosera)”, dijo la declaración jurada.

La declaración jurada también mencionó que ella “continuó sacudiendo su cuerpo… gritando y revolcándose”.

En el proceso, se lastimó y se hizo un pequeño corte en la frente porque se golpeó la cabeza con una barra de acero dentro de la patrulla según los oficiales de policía.

Vaughn enfrenta el cargo de abandonar y poner en peligro a una bebé. No se han presentado cargos contra su esposo y el padre de la bebé.

Comentando sobre el incidente, Una persona escribió en Facebook y destacó que ambos padres deberían haber sido arrestados.

Jennell Henderson escribió: “Estoy un poco confundida porque ambos padres estaban en el bar bebiendo y ambos sabían que la bebé estaba solo en el auto y la madre fue la única que fue arrestada”. 

Le puede interesar:

“Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Categorías: Últimas noticias