Redacción BLesOtra demanda por fraude electoral busca desafiar la validez del recuento de votos de las polémicas elecciones presidenciales 2020. Esta vez es el turno del estado de Michigan, donde los tribunales deberán decidir el próximo lunes si dan curso a la solicitud de una nueva auditoría forense del equipo de Dominion Voting Systems, el cual se ha demostrado en varios condados que fue fácilmente alterado para beneficiar al partido demócrata en los conteos de boletas. 

A medida que la auditoría forense que se está llevando a cabo en Arizona por el mismo motivo, encuentra trabas en los tribunales y el Departamento de Justicia de Biden altera su normal desarrollo, se solicita otra auditoría forense en Michigan en lo que podría ser la última oportunidad de una fundamentada demanda en demostrar el sistemático fraude electoral en el estado. El destino de una de las últimas demandas electorales en el país se decidirá en los tribunales el lunes por la mañana, reportó Trending Politics.

Paralelamente, el demócrata fiscal general adjunto de Michigan, Erik Grill, que representa a la Secretaria de Estado interviniente Jocelyn Benson, y el abogado Haider Kazim, que representa al acusado: el condado de Antrim, han presentado una moción conjunta para que el juez Kevin Elsenheimer desestime la demanda.

“Está previsto que un juez del Tribunal del 13º Circuito escuche el lunes los argumentos de una solicitud de la defensa para desestimar una demanda relacionada con las elecciones del condado de Antrim, una medida a la que se opone el demandante que, según muestran los registros judiciales, en cambio busca ampliar el caso”. Reportó Traverse Eagle.

Le recomendamos: OFRENDAS SANGRIENTAS – El SINIESTRO SECRETO detrás de la LONGEVIDAD de los LÍDERES COMUNISTAS CHINOS

Ad will display in 09 seconds

“Una audiencia el lunes determinará el destino de una de las últimas demandas activas que desafían la validez de las elecciones de 2020”.

El juez ya ha permitido anteriormente que el demandante, William Bailey y su abogado, Matthew DePerno, lleven a cabo un examen forense del equipo de Dominion Voting Systems realizado por un tercero en el condado de Antrim. Esa auditoría fue realizada por Allied Security Operations Group, una empresa con sede en Dallas que concluyó que el equipo de la máquina de votación estaba plagado de errores programados voluntariamente.

“El sistema de votación de Dominion está diseñado intencional y deliberadamente con errores inherentes para crear fraude sistémico e influir en los resultados de las elecciones”, indica el informe de auditoría. “El sistema genera intencionalmente un número enormemente alto de errores en las papeletas. Los errores intencionales conducen a una adjudicación masiva de boletas sin supervisión, sin transparencia y auditoría. Esto conduce a un fraude electoral o de votantes. Con base en nuestro estudio, llegamos a la conclusión de que los resultados del condado de Antrim no deberían haber sido certificados…”

La tasa de error admisible en este tipo de máquinas establecida por el reglamento de la Comisión Federal Electoral, es de 1 en 250.000 boletas (0,0008%). Sin embargo, el propio informe indica que se observa una tasa de error del 68,05%. “Esto demuestra un error importante y fatal en la seguridad y la integridad electoral”.

Durante una entrevista a finales del año pasado, el abogado que representa a Bailey, Matthew DePerno, aseguró que como resultado de la investigación se determinó con certeza que Dominion Voting Systems está diseñado intencionalmente para crear errores de votación inherentes y sistémicos. Lo que supone que cuando se ejecuta una boleta a través de la máquina, incluso si es una boleta en blanco, tendrá un 68% de posibilidades de generar un error.

“Cuando crea un error, esta máquina no rechaza la boleta. Lo que hace en cambio es enviarla a una carpeta y esa carpeta luego acumulará las boletas hasta el momento en que alguien decida que necesita esas boletas. Y luego esas boletas se adjudican en masa para el candidato deseado. Podría estar fuera del sitio, podría estar en algún lugar sentado frente a una computadora. Y, sin ningún tipo de supervisión, pueden hacer clic en un botón, enviar el lote completo de boletas a un candidato y luego enviarlas de vuelta al tabulador”.

Sin ningún tipo de fundamento, los funcionarios demócratas de Michigan rechazaron el informe en un comunicado de prensa, simplemente asegurando que las elecciones en Michigan “fueron las más seguras de la historia”. Evidentemente los hechos demuestran lo contrario. 

Ante esta situación los demandantes del condado de Atrim reclaman por una nueva auditoría y los tribunales tienen tiempo hasta el lunes para informar si dan curso a la misma o si se inclinarán ante las presiones demócratas para mantener el escándalo electoral escondido debajo de la alfombra.

Andrés Vacca – BLes.com