Redacción Bles- Un comité de la prestigiosa revista médica británica The Lancet, financiada en parte por el polémico especulador internacional, George Soros, alude a la salud pública para instaurar controvertidos programas de la agenda izquierdista.

The Lancet usa su influencia para impulsar iniciativas como el Green New Deal, la prohibición de la minería del carbón, el aumento de los impuestos, los recortes del gasto en defensa, el Medicare para todos, el aborto y otras de acuerdo con The Washington Free Beacon del 19 de febrero. 

Uno de sus argumentos principales se apoya en la supuesta politización que el expresidente estadounidense, Donald Trump, habría hecho de la ciencia, lo que “supuso una amenaza singularmente urgente para la salud”, tal como publica en su informe: “Políticas públicas y salud en la era Trump”.

El informe recibió financiación de la Open Society Foundation de George Soros, entidad que distribuye dinero a innumerables movimientos de la izquierda radical en todo el mundo, al grado de que está prohibida en varios países. 

La imposición de las iniciativas izquierdistas mencionadas supuestamente mejoraría la salud pública, y a la lista anterior añade un programa “explícitamente antirracista” que se supone que eliminaría las diferencias entre las minorías y los “blancos no latinos”. 

Adicionalmente, recomienda que las reparaciones para los negros, los nativos americanos y los puertorriqueños deberían formar parte de esa agenda.

El editor en jefe de New Atlantis, una revista de política y ciencia, Ari Schulman, criticó la tendencia izquierdista de la revista. 

“Un científico loco que trabaje en un laboratorio para darles [a esos maniáticos] poder cultural difícilmente podría hacerlo mejor que este informe de The Lancet. Es una hazaña impresionante”, afirmó Schulman.

No es la primera vez que varias revistas científicas se hacen eco y difunden las políticas de izquierda, de hecho cuando murió George Floyd, en marzo, declararon el racismo como una “emergencia de salud pública”.

Así lo hizo la Asociación Médica Americana, The Lancet y varias revistas más. Otra de sus causas a la que le hicieron propaganda fue a las protestas de Black Lives Matter.

En junio, 1.200 epidemiólogos aseguraron que los disturbios eran “vitales para la salud pública nacional”.

Por otro lado,  declararon que las protestas que rechazaban la permanencia en casa “no solo se oponen a las intervenciones de salud pública, sino que también tienen sus raíces en el nacionalismo blanco”, usando a la ciencia para justificarlo. 

Soros es reconocido por sus amplios y profundos intentos por desestabilizar los gobiernos democráticamente constituidos. 

En particular la interferencia en Estados Unidos es uno de sus objetivos, al que invierte cientos de millones de dólares, y para ella utiliza todo tipo de recursos a su alcance.  

José Hermosa – BLes.com