El gobernador de Florida nombró explícitamente al Partido Comunista chino como adversario y anunció los puntos de su agenda legislativa para evitar que este se apropie de Florida.

Como dato relevante, solo el año pasado, los compradores chinos adquirieron un récord de 6.100 millones de dólares en bienes raíces en EE. UU.